Playa de Gulpiyuri

Gulpiyuri, la playa que desaparece

 

Playa de Gulpiyuri en Asturias

Fuente: ospanacar

En Llanes (Asturias) se encuentra uno de los monumentos naturales más peculiares del mundo: la playa que es y no es. ¿Cómo? La playa de Gulpiyuri es así.

Dependiendo de la marea del Cantábrico, Gulpiyuri se vuelve playa. Una división acantilada de unos 100 metros separa el mar del lugar. Cuando se alza la marea, el agua recorre esa distancia y conforma la zona de baño, con unos 40 metros de orilla.

 

No son bufones, son playas

La orografía de la costa asturiana ha dado, además de belleza, caprichos naturales como este. La combinación de acantilados y la fuerza del mar nos ha permitido a los viajeros admirar fenómenos como los bufones de Pría.

La playa de Gulpiyuri seca.

La playa de Gulpiyuri seca. Fuente: Jorge Cancela

El fenómeno es similar en la playa de Gulpiyuri, pero en lugar de con violencia el mar penetra tierra adentro con suavidad. No todo el mundo se atreve, pero hay quien ya ha cruzado los 100 metros de cuevaque separan la playa de Gulpiyuri del mar Cantábrico.

Para llegar a esta peculiar playa deberéis dirigiros hacia el norte de la localidad de Naves. Deberéis dejar el coche en la zona de costa y allí preguntar porque el acceso no está señalizado. Desde que os bajéis, os espera medio kilómetro hasta el lugar, pero sin obstáculos.

Es un espacio protegido por sus peculiaridades geológicas y un recurso turístico cada vez más conocido. La distancia merece la pena. La playa, sin vigilancia, aparece durante unas horas para nuestro regocijo, como un lujo vergonzoso que se esconde de tantas miradas.

Camino a la playa de Gulpiyuri

Camino a la playa de Gulpiyuri. Fuente: Asier Sarasua Aranberri

Y si os quedáis en el camino con ganas de más playas que aparecen y desaparecen, también tenéis, a unos 25 km al oeste, la playa de Cubijero.

Más información | Playa de Gulpiyuri