Playa de Torimbia

 

Niembro es punto de partida para acceder a la hermosa playa nudista de Torimbia, Para llegar hasta ella desde el parking hay que andar unos 10-15 minutos a través de un sendero o un poco menos por un atajo más salvaje. No debo olvidar comentaros que el paseo trae consigo un paisaje espectacular viendo tonos verdes, azules, amarillos... Al estar un poco aislada no suele estar muy concurrida y es lo suficientemente amplia para poder estar a tus anchas

Aunque tradicionalmente y desde hace muchos años es considerada nudista en la práctica también es utilizada por todo tipo de personas vestidas o no.

La vista a esta playa es obligada por la propia playa y por las magníficas vistas que se tienen desde allí que se llega, en días claros, a ver muchos y bellos kilómetros de costa.

 

La forma de la playa es de concha por lo que en el caso de que haya oleaje siempre se puede entrar por los extremos si no te gusta pelear con las olas. Hablando de olas, si quieres surfear, es un buen spot para coger algunas.

   

Al estar alejada, no se escucha más que la brisa del mar, las olas y alguna que otra gaviota, pero esta no es la razón por la que os decía que era natural, hay mucho más; no se discute si es nudista o no, no te ponen pegas si vas con animales y además, tiene un manantial natural de agua fresca y dulce del que se puede beber y lavar lo que quieras, digamos que es un poco hippie.

Para disfrutar de una buena comida hay un chiringuito al que no se le puede poner ni un pero, en el que sirven las típicas tapas asturianas y españolas, nosotros tomamos un chorizo a la sidra y unas patatas al cabrales que...MAMA MIA!

Para terminar, podréis disfrutar viendo el atardecer desde unos bancos que dan al oeste mientras te tomas un helado, muy recomendable para despedir al sol. La verdad es que atardeceres hay siempre, pero este es una maravilla!

En conclusión, si te gusta el buen rollo, esta playa te encantará!

Más en esta categoría: « Playa de Gulpiyuri